Ficción Nro 22- Las navidades pasadas

Description

La farsa blanca
Sobre Las navidades pasadas, de Gimena Castellón Arrieta

Es el derrumbe de la estafa: un pino enorme y seco, como un tótem incendiable, se ha caído para siempre. Estamos ante el fin de la ingenuidad, de la buena fe y de la espera. La maravilla se ensucia y se derrite, buscando el horizonte del olvido.
Sobre las lápidas se graban las inscripciones de la memoria ajena. Sobre el metal, aquí, se martilla la suavidad y se instala la figura de la sorpresa. Las nueces y las cajas de regalos contienen la promesa de la ejecución del deseo. Pero no podremos saber, jamás, qué hay dentro de ellas ni quién las trajo hasta aquí.
Las roscas, que funcionan como premoniciones, a la vez que denuncian el desastre sostienen el límite con el pasado, y por eso lo constituyen. Dicen: antes de nosotras, hubo algo sobre lo que recostarse.
Gimena Castellón Arrieta trabaja desde una bola de plástico importada, bajo la nieve artificial. Observa el universo de su infancia a través de la distorsión del centro, del transparente: la curva de la superficie corrompe las felicidades pasadas, las luces titilando, los regalos inútiles. Camina con el hacha sobre los hombros en el invierno de ese bosque imposible para arrasar con los villancicos y sembrar la música descompuesta de la revelación. Una melodía ensordecedora.
Una chica abre su boca para gritar el espanto plúmbeo del frío: su palabra está detenida en el tiempo y puede oírse. Tampoco llegan las cartas ni se mastican los turrones. Todo está inmovilizado por el ojo preciso y filoso de Gimena, diseccionando la vidriera de la mentira.
Adentro, el calor del hogar seca la paleta: el negro, estaca cromática de la obra de esta artista, deviene en marrón. Una hojarasca dispuesta como una alfombra sobre la que aparecerán las siluetas del engaño.
La disposición podría asemejarse a la de una escena del crimen. Estas son las pruebas del desencanto, parece declarar. La navidad no puede ser en el futuro: eso se instala en el título. La navidad es un caso cerrado y tiene culpables, víctimas y encubridores.
Los ciervos se arremolinan. Están confundidos por la temperatura pero miran al frente. Amenazan con pasarse toda la eternindad cumpliendo su puesto en las postales antiguas.
Pero hay un ciervo, solo, que escapa.
Valeria Tentoni

Type
Instalación, dibujo, objeto y grabado
For
Proyecto presentado en El Mirador Espacio – Bs As – San telmo.